Imprimir

Noticias

Entrevista

“El debate electoral debería reconocer que Colombia es un país de regiones, heterogéneo y con profundas inequidades”

2 Mayo, 2018

El próximo 27 de mayo, los colombianos elegirán a su nuevo presidente. Más allá de los grandes desafíos que demanda la implementación de los Acuerdos de La Habana, persiste el reto de transformar la realidad del país desde las regiones y esta visión aún no es  latente en el debate electoral.


Dialogamos con Ángela Penagos, directora de Rimisp Colombia quien considera que, si bien la descentralización y la democracia están presentes en las apuestas programáticas de los candidatos presidenciales, no hay claridad sobre su implementación.  Incluir estrategias que permitan modernizar las estructuras de inversión territorial, promover la asociatividad, fortalecer las instituciones en los territorios posconflicto, son algunas de sus recomendaciones para los candidatos presidenciales.


Rimisp: ¿Cuál es su impresión general sobre las apuestas programáticas de los candidatos presidenciales?  

Ángela Penagos. En general creo que aún les falta fuerza en relación con las grandes apuestas, particularmente en los temas de desarrollo regional y rural. No hay compromiso con metas estratégicas, y solo en candidato Humberto de la Calle tiene un compromiso firme frente al cumplimiento del Acuerdo Final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera.

La discusión programática se ha orientado a temas específicos como la corrupción, la educación y la promoción de algunos sectores. Desde mi punto de vista no hay una discusión sobre el modelo de desarrollo y en general puedo afirmar, la región poco sale en la discusión. Algunos candidatos como Germán Vargas Lleras mencionan la importancia de cerrar la brecha urbano rural, pero sus propuestas se remontan a la idea tradicional de desarrollo agrícola.

Poco proponen en relación con el fortalecimiento de la descentralización y la democracia en los territorios. Como si Colombia fuera un territorio cohesionado y homogéneo, al menos ese es el sentir. Es claro que cuando se leen algunas de las propuestas programáticas, hay mención a estos temas, pero lamentablemente no salen en el debate. Nadie los pregunta y los candidatos tampoco los mencionan. No es de interés para la opinión pública y salvo espacios muy específicos, no se avanza en profundidad en estos temas. Avanzar en el fortalecimiento regional y lograr un país más equilibrado requiere de buenas políticas públicas, instituciones y mecanismos que aseguren que se avanza en los problemas que son.

Preocupa el nivel de propuestas populistas que salen a la luz, no se avanza mucho en el cómo institucional y financiero. Y pareciera que el escenario final es entre la derecha que evade la discusión de la paz y una izquierda que dice lo que muchos quieren oír al borde, pero tampoco sin ningún compromiso frente a la paz.

Rimisp: Si Colombia no es un territorio cohesionado ni homogéneo ¿las apuestas programáticas no deberían estar formuladas por sectores sino por regiones?  

Ángela Penagos. Colombia es nación unitaria, pero con un nivel de descentralización que no obtuvo los resultados esperados. No se debe caer en la falacia que desde el centro se construyan las apuestas regionales, ese es el primero error del centralismo. Por lo tanto, yo diría que el debate debería reconocer que Colombia es un país de regiones, bastante heterogéneo y con profundas inequidades. Esto, sin duda, limita las oportunidades a los ciudadanos, porque las privaciones tienen diferentes intensidades dependiendo en dónde se ubiquen.

Por lo tanto, sería interesante un reconocimiento de esta realidad en el debate y que el gran propósito fuese avanzar en políticas públicas sectoriales que reconozcan las realidades y las necesidades de las regiones sobre la base.  Eso implica modernizar las instituciones y los mecanismos de implementación para que se puedan adaptar de manera rápida y efectiva a esta diversidad. Sabemos por estudios de Rimisp y de nuestros socios, que existen funcionalidades territoriales que pueden apoyar esto y que, a partir del reconocimiento de estas interdependencias probablemente se logrará reducir en una buena proporción la desigualdad territorial y tener un portafolio de oportunidades más equilibrado.

Rimisp. ¿Considera que las propuestas de desarrollo rural tienen un enfoque territorial?

Ángela Penagos. En muchos de los textos programáticos y algunos de los debates, sale siempre el comodín del enfoque territorial. Sin embargo, creo que el entendimiento es limitado de lo que esto quiere decir. En muchos casos se pone como un fin y no como un medio para hacer mejores políticas e instrumentos.

Pero más allá del enfoque territorial, la discusión sobre ciudadanía aún no se da en el nivel que debe ser. Lo rural se sigue viendo instrumentalmente frente a lo urbano. Las propuestas rurales se circunscriben al desarrollo agropecuario y los problemas sociales se atienen apunta del fortalecimiento de la agricultura familiar y proyectos productivos. Debo reconocer que el candidato Fajardo sí propone la educación rural como una estrategia fundamental.

¿Cuáles son las 5 apuestas que el nuevo Gobierno no puede seguir aplazando, en esta fase de construcción de paz territorial?

 

Ángela Penagos.

  1. Modernizar las estructuras de inversión territorial, armonizar las diferentes fuentes y desarrollar mecanismos que favorezcan el desarrollo territorial.
  2. Promover la asociatividad territorial para proyectos que apunten a una visión regional
  3. Realizar un fortalecimiento institucional y democrático en los territorios postconflicto
  4. Armonizar los instrumentos de ordenamiento territorial y desarrollar reglas claras y coherentes sobre el uso del suelo
  5. Generar incentivos y mecanismos que consideren las diferencias en capacidades en territorios sobre la base de una planeación territorial más acertada y coherente frente a las potencialidades y necesidades que existen en las regiones.