Imprimir

Noticias

Sistemas Alimentarios

Ecuador: Rimisp participa en Mesa de Trabajo de Sistemas Alimentarios de Quito

4 Septiembre, 2017

El gobierno local capitalino aspira a lograr una política alimentaria para el Distrito Metropolitano.


Rimisp – Ecuador participó con propuestas desde el enfoque territorial y de articulación de actores públicos y privados y con la compresión de los vínculos urbano – rurales para lograr un sistema alimentario sostenible y resiliente.

El Municipio del Distrito Metropolitano de Quito (DMQ) se encuentra en la preparación de una política alimentaria para la capital del Ecuador, para ello ha iniciado un proceso de trabajo sobre sistemas alimentarios sostenibles. En días pasados, la Agencia de Promoción Económica del DMQ (Conquito) organizo una jornada para la conformación de esta política, en la que la oficina de Rimisp – Centro Latinoamericano para del Desarrollo Rural participó activamente.

El evento contó además con el apoyo de la ONG belga, Veco-Andino, auspiciante del Grupo de Diálogo Rural de Ecuador (GDR – Ecuador) y parte de un estudio de evaluación del sistema agroalimentario de Quito, realizado en meses pasados. El documento determinó, entre otros aspectos que, la región alimentaria de Quito está definida a través de 3 anillos que rodean a la ciudad y conectan flujos e interacciones entre actores del sistema alimentario: Y en ellos “se evidencia la alta dependencia/vulnerabilidad alimentaria de Quito, ya que su producción solo puede abastecer el 5% de sus requerimientos”, detalla el informe.

Ney Barrionuevo, director de la oficina de Rimisp en Ecuador, señaló que la participación de Rimisp giró en torno a propuestas desde el enfoque territorial y de articulación de actores públicos y privados, “desde una comprensión de la provisión de alimentos como parte de los vínculos urbano – rurales y la necesidad de cerrar las brechas entre el distrito metropolitano y sus parroquias rurales”, indicó.

Durante la Mesa de Trabajo quedó de manifiesto que la capacidad productiva y la sostenibilidad de la alimentación de Quito están en riesgo, debido a una serie de desafíos emergentes y crecientes que incluyen la pérdida de tierras de cultivo, las presiones sobre la agricultura, la escasez de agua y los altos niveles de residuos de alimentos.  

El DMQ ya no depende de los alimentos que se producen en su ruralidad inmediata.  Los altos factores de riesgo natural (sísmico, volcánico e hidro meteorológicos) de la ciudad y zonas que la rodean requieren necesariamente,  políticas tendientes a mejorar la resiliencia y la sostenibilidad.  Para ello es fundamental “transversalizar la ruralidad en la planificación territorial para reducir las desigualdades y generar desarrollo integral.  Abordar la reducción de pérdidas y desperdicios alimentarios a lo largo de toda la cadena alimentaria e incorporar medidas de adaptación y mitigación al cambio climático en los diversos eslabones del sistema alimentario”, se señaló en las conclusiones del encuentro.

Entre otros aspectos se aspira reforzar a la Agricultura Familiar Campesina, urbana y periurbana existente en el DMQ, diversificar la dieta de los quiteños, mantener una estabilidad relativa de precios de los alimentos y contribuir a la generación de empleo de calidad en la ruralidad.