Imprimir

Agricultura para el Desarrollo

Boletín Rimisp

Ecuador: GDA define objetivos de trabajo para su nueva etapa

30 Marzo, 2017

El Grupo de Diálogo Andino (GDA) espera contribuir, a escala regional y en los países de la sub-región andina, a revalorizar y posicionar la Agricultura Familiar (AF) en la agenda pública. Este es uno de los objetivos con los que se trabajará en esta nueva etapa del Grupo, que realizó su primera sesión presencial en Quito-Ecuador.


Más de 20 delegados de Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú se reunieron el 23 y 24 de marzo pasado, en una intensa y fructífera jornada de trabajo que diseñó la hoja de ruta para el futuro. Tras los diálogos se estableció que este espacio espera promover el diálogo entre actores regionales sobre políticas públicas, problemática y soluciones para la AF. Así también se insistirá en la sistematización e intercambio de conocimientos, en políticas e iniciativas. Y se trabajará en el incentivo de la participación de la sociedad civil en el diseño de políticas públicas y la construcción de propuestas regionales y nacionales sobre AF.

El GDA es un espacio de convergencia de las preocupaciones y enfoques acerca de la AF, dentro de las coordenadas de los sistemas alimentarios, centrados en la inclusión, la resiliencia y la sostenibilidad, desde las particularidades de la región andina. Esta iniciativa conjunta de Oxfam y Rimisp-Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural, reúne tanto a tomadores de decisiones de políticas públicas, relacionadas con la AF, como a líderes de asociaciones de agricultores, representantes de la academia, ONG afines a esta temática y un conjunto de organizaciones regionales.

Ney Barrionuevo, secretario técnico del Grupo explicó en la actividad los avances de este espacio durante su etapa previa (2012-2016), en la que se logró el diseño de un programa de fortalecimiento de la AF a nivel de la Comunidad Andina de Naciones (CAN). “Este documento lleva una serie de lineamientos estratégicos como recomendación para los países. En esta segunda etapa nos vamos a enfocar en uno de aquellos lineamientos, el de la articulación de la oferta de AF hacia mercados con carácter de relaciones inclusivas”, señaló.

Durante los foros de diálogo, los participantes coincidieron en la importancia de colocar el fortalecimiento de la AF dentro de la opinión pública, de la agenda de discusión y de trabajo de los organismos regionales, como la propia CAN o la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac). Así lo manifestó Joao Torrens, líder de Proyectos Regionales del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), quien indicó que el GDA debe construir una agenda pública entre varios actores y darle una capacidad de alcance mayor, que podría encontrar un eco en la CAN.

Por su lado, Juan Fernández, el coordinador del Proyecto GDA e investigador principal de Rimisp,, manifestó su satisfacción con los resultados obtenidos tras esta primera sesión presencial, tanto por la asistencia de los actores de los diversos sectores, como por “el nivel de la discusión, ya que todos los representantes pusieron sobre la mesa, sus expectativas, sus agendas y en un segundo momento se llegó a un acuerdo, sobre el trabajo que tiene por delante el Grupo”, dijo.

Los asistentes remarcaron la adopción de iniciativas comunes en la región andina como uno de los objetivos de este espacio de trabajo e incidencia. En este aspecto Lucila Quintana, miembro del directorio de la Convención Nacional del Agro Peruano (Conveagro) y dirigente de los productores agrícolas en Perú, señaló que la incidencia puede lograrse sin dejar de lado a los gobiernos, como un actor fundamental para el diálogo, “el GDA debería tener una relación permanente con los tomadores de decisiones de cada país”, afirmó.

Dentro de esta visión, una de las voces del sector oficial, Jesús Dulce, asesor del viceministro de Desarrollo Rural de Colombia, indicó que el Grupo puede servir como un espacio de diálogo “en donde se puedan presentar propuestas de implementación de políticas públicas, para hacer un intercambio de experiencias que luego puedan concretarse en recomendaciones, para aterrizarlas a nivel interno en cada país”.

Esta apuesta por el diálogo fue corroborada por Cecilia Ponce, coordinadora de Redes Comerciales del Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca (Magap), quien calificó como “positivo que los países de la comunidad andina se siente a dialogar sobre un tema fundamental y de futuro como es la agricultura familiar. Para quienes somos parte del Estado, también es una contribución para ir fortaleciendo nuestro trabajo e ir definiendo mejores formas de política pública”.

Fue una jornada de largos e interesantes debates, que han marcado el norte para esta nueva etapa del GDA. Además de los objetivos se acordó la realización de una próxima reunión presencial, para el último trimestre del presente año. Las expectativas, los acuerdos y las tareas asignadas a cada uno de los participantes mantendrán cohesionado a este espacio de trabajo que espera trascender al ámbito regional.

La asesora de Política Senior en Sistemas Alimentarios para Latinoamérica y el Caribe de Oxfam Dora Hilda Aya, cerró el encuentro afirmando que “se están encontrando caminos para construir un equipo, un grupo de diálogo que pueda desarrollar una propuesta práctica y concreta. Hemos encontrado coincidencias y tenemos una unidad frente a la importancia que tiene la agricultura familiar en la región, desde el lugar que cada uno de nosotros ocupa. Estamos haciendo una apuesta por la esperanza”, recalcó.