Imprimir

Noticias

Diálogo

Ecuador: crisis y oportunidades para los jóvenes rurales

1 Julio, 2017

La realidad económica, política, social y ambiental y sus implicaciones en el agro y la juventud fueron analizadas por el GDR-Ecuador. Una reforma a la educación rural y el apoyo a los emprendimientos de los jóvenes del campo son las propuestas planteadas para enfrentar un panorama adverso.

 


Los posibles escenarios críticos para el segundo semestre de 2017, pero también las formas de enfrentar un panorama complicado y sus implicaciones en el agro ecuatoriano, y en su población más joven, convocaron el más reciente análisis del Grupo de Diálogo Rural del Ecuador (GDR-Ecuador).

Con el inicio de un nuevo gobierno surgen una serie de interrogantes sobre la realidad económica, política, social y ambiental del país. Dentro de la situación actual es prudente proyectar posibles impactos, basados en los principales indicadores socioeconómicos, pero también de los índices medioambientales registrados en el Ecuador.  El encuentro se realizó en Quito en la sede de la Red de Instituciones Financieras de Desarrollo (RFD)

En ese contexto, el encuentro reflexionó sobre las tendencias que se están evidenciando en la actualidad y su influencia en la juventud rural. El diálogo contó con la presencia del viceministro de Agricultura, Javier Villacís, quien presentó la iniciativa conocida como la Gran Minga Nacional Agropecuaria, uno de los primeros planes anunciados por el presidente Lenin Moreno, para el desarrollo del campo. El funcionario destacó la importancia de espacios como el GDR-Ecuador y señaló que varios temas del plan se consultarían dentro del Grupo a los actores del sector.

“La crisis económica está generando una crisis social, caracterizada por un aumento  del desempleo y subempleo, en especial en los más jóvenes, aunque haya una mejor redistribución de los ingresos”, explicó Ney Barrionuevo, secretario técnico del GDR-Ecuador, quien realizó la presentación Evolución y Escenarios de Ecuador y el Agro – Impacto en los Jóvenes Rurales. Según las cifras presentadas, en la actualidad un total de 900 mil jóvenes del país, no estudian, ni trabajan.

“Si bien es cierto, la pobreza rural ha tenido una importante reducción, hasta llegar al 38.1% en 2016, basada fundamentalmente en los subsidios, la crisis económica puede agravarse, junto con los afectaciones climáticas, por lo que es previsible que la pobreza rural crezca y se acelere la migración campo-ciudad”, manifestó

El agro no escapa a la situación de crisis del país; a la falta de competitividad, encarecimiento de la mano de obra y apreciación del dólar, se suman las afectaciones por el fenómeno de El Niño y la caída de los precios internacionales de los principales productos de exportación. A pesar de una disminución de la deforestación y aumento de la reforestación en un 3,4%, el país es altamente vulnerable a los impactos del cambio climático, en especial a El Niño, con las consiguientes consecuencias que podrían recaer en la agricultura, la producción y las zonas rurales.

Ante este panorama la situación de los jóvenes en el campo se vislumbra bastante compleja. Margarita Bustamante de la organización Trias manifestó su preocupación por la falta de políticas de desarrollo dirigidas a los jóvenes rurales, “la mayoría apunta a la agroindustria”, afirmó. Por una visión más integral, tendiente a resolver la realidad de todo el entorno, en cada territorio se pronunció Johanna Renckens, directora regional de la ONG Veco Andino.

Y justamente, para apoyar a la juventud del agro el foro vislumbró  algunas oportunidades que pueden ver la luz aún en momentos de crisis. Por ejemplo se habló del diseño de un Programa de Jóvenes Emprendedores Rurales, concebido con los aportes de los debates en el GDR-Ecuador. Propuestas que no solo consideren la agricultura familiar y agroecología, pero también a la diversidad de emprendimientos rurales pecuarios, de turismo, artesanías, servicios, textiles, etc, que existen en  el país, que están en manos de jóvenes y que esperan por una política pública especializada.

Una de las coincidencias apunta a plantear una reforma a la educación técnica rural con involucramiento de las empresas privadas. Se espera que en varias reuniones del GDR-Ecuador  se concrete el diseño de un primer borrador con la propuesta, que sería presentada a los ministros de Educación y Agricultura, así como demás organismos involucrados en el desarrollo educativo y rural del Ecuador.

Los Planes de Mejora Competitiva (PMCS),  la articulación de alianzas público-privadas y la participación conjunta de los actores territoriales, con el sector oficial, las empresas, la academia, las ONG y demás organismos fueron reiteradas, como las herramientas para hacer frente a un escenario poco alentador, pero que puede abrir espacios a los jóvenes de las zonas rurales del país.

Desde septiembre próximo, el GDR-Ecuador enfocará sus esfuerzos y su experiencia en los planteamientos propuestos durante esta etapa de diagnóstico de la realidad de la juventud rural ecuatoriana, enfatizando en las transformaciones de la educación rural y el apoyo a los jóvenes emprendedores del campo.