Imprimir

Noticias

El rol del patrimonio cultural y la identidad

Dinamización territorial en el proceso de paz y reconciliación en Colombia

7 Abril, 2017

Claudia Ranaboldo y Marta Arosio, investigadoras de la Plataforma Biodiversidad Cultural y Territorios, reflexionaron sobre los cuatro factores claves para un desarrollo inclusivo y sostenible, de base territorial, en el país: el empoderamiento de las poblaciones rurales, campesinas, indígenas y afrodescendientes; la gestión territorial de la biodiversidad; las identidades y el patrimonio cultural, y la expansión de capacidades. Su trabajo fue publicado en la Plataforma de Territorios Inteligentes de la FAO.


“Revirtiendo la tendencia de décadas, hoy Colombia muestra un escenario propicio para el desarrollo de procesos que estimulen la participación e inclusión social ciudadana, el ejercicio de los derechos y el empoderamiento de poblaciones históricamente discriminadas, excluidas y víctimas de conflictos y violencia. En este marco hay un rol importante que pueden jugar las identidades, la biodiversidad y el patrimonio cultural territoriales.

Colombia es un país de paradojas. Se caracteriza por un elevado nivel de biodiversidad y una enorme riqueza cultural. Ha sido reconocido como uno de los cinco países con mayor diversidad biológica a nivel internacional, y es uno de los 17 países megadiversos en el mundo. No obstante, siguen manifestándose elevados índices de pobreza y desigualdad.

(…) Existe una elevada brecha entre el mundo rural y el urbano, sobretodo en relación al acceso a bienes y servicios básicos, destacando la tendencia histórica de las políticas públicas sociales del país hacia el área urbana y la constante falta de oportunidades económicas en los municipios rurales y rurales dispersos del país (DNP, 2015). Lo anterior se refleja también en los atrasos del sector agropecuario del país donde se destaca la exclusión financiera y social, el rezago tecnológico, el escaso acceso al conocimiento y la baja productividad. En 2012 Colombia se colocó en el lugar 19 entre 30 países en el escalafón de productividad agrícola de la región. El acceso y aprovechamiento de la tierra han sido considerados como factores desencadenantes del conflicto social y armado que ha permanecido por más de 50 años, golpeando en gran medida las zonas rurales del país, provocando frecuentes, violentas y numerosas usurpaciones de tierras y territorios de campesinos, indígenas y  afrodescendientes (Cano Sanz et al. 2016).  De acuerdo a la de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ANCUR), Colombia es uno de los países en el mundo con el mayor número de desplazados internos (6,3 millones de casos) a causa de conflictos y violencia”.

 

 

Lea el artículo completo aquí: http://www.fao.org/in-action/territorios-inteligentes/equipo/es/