Imprimir

Noticias

Editorial

Avanzando hacia una América Latina que no deje a ningún territorio atrás

29 Diciembre, 2017

El año que termina nos deja diversos acontecimientos sociales y políticos en Latinoamérica en materia de desarrollo: educación, pensiones, ampliación de la protección social y equidad de género, han tomado parte importante de la discusión pública y gubernamental de la región, poniendo el debate sobre los derechos sociales casi al mismo nivel de la preocupación por el desarrollo económico. 


En Rimisp hemos procurado sumarnos a estos debates y aportar al diseño de mejores políticas públicas para el desarrollo, desde una visión que pone el foco en la integralidad y multidimensionalidad de los procesos sociales y releva la dimensión territorial como una buena alternativa para responder a estos desafíos.

Durante estos 31 años de existencia, Rimisp ha impulsado iniciativas que estén a la altura de los retos y las transformaciones que enfrenta nuestra región. En Colombia, desde 2015 venimos apoyando el proceso de construcción de paz territorial y reconciliación en el país. Este 2017, sólo por mencionar algunos de los proyectos, Rimisp ha acompañado el Programa de Planes de Ordenamiento Territorial (POT) Modernos, en el desarrollo en los territorios post conflictos, la formulación de lineamientos para una política de juventud rural en Colombia y la incorporación del enfoque de género en los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial en conjunto a ONU Mujeres. Desde la oficina de México hemos hecho una exigente apuesta por apoyar la inclusión productiva de los campesinos y pobladores rurales en situación de pobreza de la mano de Prospera y ampliar, al mismo tiempo, nuestro radio de acción a Centro América. En Ecuador, este ha sido un año de grandes realizaciones vinculadas a nuestra agenda de fortalecimiento de la agricultura familiar; mientras que desde la sede regional gestionamos una agenda de trabajo para apoyar la superación de la pobreza rural en Chile, al tiempo que iniciamos la construcción de una nueva agenda estratégica institucional, que constituirá el derrotero de Rimisp para los próximos años.

Los primeros pasos para el avance de esta agenda están dados. Con el foco puesto en la situación de grupos tradicionalmente excluidos, como mujeres, pueblos indígenas y jóvenes, trabajamos por consolidar una agenda de trabajo que ponga en el debate público la forma como estas exclusiones se superponen con las territoriales, dejando a miles de millones de latinoamericanos fuera de las oportunidades del desarrollo. Trabajamos también, por proponer alternativas para la transformación de estos problemas y contribuir progresivamente a que ningun territorio de nuestra región se mantenga persistentemente en una situación de rezago.