Imprimir

Diversidad Biocultural y Territorios

Colombia

Alianzas para procesos de desarrollo territorial con identidad cultural

11 Enero, 2017

“Los participantes reconocieron la importancia de potenciar la articulación entre los dos municipios, considerándolos como un único territorio que comparte dinámicas culturales, sociales, económicas y políticas y, por lo tanto, las perspectivas de desarrollo regional”, afirmó Claudia Ranaboldo.


El objetivo del “Programa Desarrollo Territorial y Gestión Sostenible de Activos Bioculturales con Población Vulnerable y en Pobreza Extrema” consiste en mejorar la calidad de vida de la población vulnerable y en pobreza extrema en cinco Parques Nacionales Naturales (PNN) y sus zonas de influencia, a través de procesos de desarrollo territorial que valoricen de forma sostenible los activos bioculturales; la biodiversidad y el patrimonio cultural.

Este programa, impulsado por Prosperidad Social (PS) y Rimisp, en asociación con la Fundación Activos Culturales Afro (ACUA) y Diversidad y Desarrollo, busca asociar desarrollo territorial, inclusión social, inclusión productiva y gestión ambiental, impulsando el empoderamiento de los actores territoriales en el actual proceso de paz y reconciliación. Uno de los elementos fundamentales que caracterizan el proceso es el trabajo en red, a nivel institucional y territorial.

De acuerdo al Director de Gestión y Articulación de la Oferta Social de PS, el Doctor Juan Felipe Rodríguez Sauda “Trabajar con Rimisp, ACUA y Diversidad y Desarrollo (D&D) le permite a Prosperidad Social fortalecer su aproximación a los territorios y comunidades más vulnerables desde los componentes de desarrollo territorial, enfoque diferencial y protección/conservación de la biodiversidad, que sumados con la experiencia y misionalidad de nuestra institución en materia de inclusión social y superación de pobreza, constituyen una alianza innovadora para el Estado colombiano. Este tipo de aliados enriquecen la ejecución de políticas públicas integrales, y eso es lo que queremos construir desde la Dirección de Gestión y Articulación de Oferta Social a través del establecimiento de alianzas que, no sólo desde el punto de vista de los actores que las integran sino desde las problemáticas que se abordan, nos permitan avanzar en la superación de pobreza en nuestro país”.

En este marco, se está desarrollando un pilotaje en el PNN Utría y los municipios de Bahía Solano y Nuquí. Los principales protagonistas son las comunidades que habitan las zonas aledañas del PNN Utria, zona caracterizada por los altos índices de violencia armada, explotación minera, pobreza extrema, presencia de comunidades afro e indígenas.

Para Guillén Calvo, presidente de Diversidad&Desarrollo “se debe fortalecer la capacidad de organización de las comunidades, el acceso a recursos financieros públicos y privados. Con un buen liderazgo comunitario, gestión interna y algunos recurso se pueden obtener importantes resultados, pero siempre pensando desde los territorios y para los territorios y garantizando procesos con sostenibilidad”.

El Programa “plantea esfuerzos importantes de expansión de capacidades en todos los niveles, desde los propios pobladores y sus organizaciones pasando por los gestores locales y llegando hasta los funcionarios públicos del orden nacional. Una formación multiescala que logre construir sinergias de gestión territorial e institucional por un lado, y habilidades en la gestión de los emprendimientos específicos” declaró Claudia Ranaboldo, investigadora principal de Rimisp.

En este sentido, el pasado noviembre se realizaron dos talleres multiactorales previos en los cuales participaron las comunidades y autoridades locales de los municipio de Bahía Solano y Nuquí en el que diseñaron de forma conjunta la agenda de desarrollo territorial con identidad, la misma que fue presentada por los mismos actores territoriales en un evento del pasado 1 de diciembre. Este diálogo de saberes, contó con la participación, entre otros, de los alcaldes de ambos municipios, representantes del Consejo Comunitario los Riscales y los Delfines, delegados del Grupo Interinstitucional y Comunitario de Pesca Artesanal (GICPA), la Autoridad Nacional de Pesca.

“Los participantes reconocieron la importancia de potenciar la articulación entre los dos municipios, considerándolos como un único territorio que comparte dinámicas culturales, sociales, económicas y políticas y, por lo tanto, las perspectivas de desarrollo regional”, afirmó Claudia Ranaboldo.

Entre algunas de las particularidades de la agenda de desarrollo territorial con identidad cultural, se destacó la importancia de replicar la experiencia de turismo comunitario de Nuquí, en el norte del municipio de Bahía Solano. A su vez, los habitantes y autoridades de Nuquí reconocieron las emergentes dinámicas del sector empresarial de Bahía Solano para aplicarlas a sus emprendimientos. Se reconoció también la experiencia organizativa del sector pesquero de ambos municipios.

Presentaron su experiencia varios emprendimientos comunitarios como la Asociación de Paneleros de Panguí (ACAPA) quienes producen panela, bebidas tradicionales y miel de caña; Artesanías Tere, dedicados a la fabricación de artesanías con residuos vegetales de la selva; la Asociación de Arroceros del Valle la cual, además de cultivar y vender arroz a nivel local, surte a la comunidad de otros productos agrícolas como la yuca, el ñame, la caña de azúcar, plátano entre otros, diversificando así su producción; Abonamás, un grupo productores y comercializadores de abono orgánico que contribuyen significativamente a la eficiencia de la productividad de Nuquí; y el proceso productivo familiar de Trago Selva responsables de la conservación y promoción de la medicina tradicional, entre otros.

De acuerdo a Emperatriz Arango, subdirectora de la Fundación ACUA, “uno de los principales desafíos es lograr que esta fase de pre-alistamiento continúe en una fase de implementación de mayor envergadura que logre hacer los aportes que las comunidades necesitan para generar reales transformaciones en la agenda de desarrollo territorial. El reto está en que se empiecen a implementar las agendas territoriales”. En la misma línea, Claudia Ranaboldo subraya que “es necesario un fuerte compromiso de parte de las agencias nacionales e internacionales, en un esfuerzo inedito por la envergadura y orientación del Programa. El enfoque y métodos aplicados en este proceso se pueden replicar – ajustándolos – en diferentes territorios de Colombia, para contribuir a su revitalización específicamente desde las identidades y las expresiones del patrimonio biocultural”.